El Museo del Holocausto conmemoró Iom Hashoá en un emotivo acto

El mismo se realizó este mediodía en su sede ubicada en la calle Montevideo de la Ciudad de Buenos Aires, en un evento cargado de sentimientos y emociones, que contó con la presencia de representantes de las instituciones comunitarias, representantes diplomáticos, del Gobierno de la Ciudad, y sobrevivientes de la Shoá.

28/4/2014




Luego de la presentación realizada por el vicepresidente del Museo, Guillermo Yanco, se pasó a encender el candelabro de 6 velas, las cuales estuvieron destinadas a la memoria, a las víctimas del Holocausto, a los sobrevivientes, a los Justos entre las Naciones y por el Estado de Israel y la comunidad judía.
 
El presidente del Museo, Lic. Claudio Avruj, fue quien tuvo la palabra en primer lugar y explicó que "este es un acto de reafirmar la responsabilidad y homenajear a aquellos que nos precedieron y los sobrevivientes que hoy están presentes".
 
Además, recalcó: "Como leíamos hace poco en la Hagadá de Pesaj, 'le contaras a tus hijos', ese es el mensaje que tenemos que transmitir para asegurar que aquello que sucedió no vuelva a ocurrir".
 
Luego, el rabino Alejandro Avruj, de la comunidad Amijai, expresó un profundo mensaje en el que hizo referencia a la Shoá y el Estado Hebreo: "No tenemos que pensar que el Estado de Israel y el milagro de volver a nuestra tierra y la bendición de transformarnos nosotros en el comunidad vibrante que somos, que tenemos y que vivimos, fue por la Shoá. No podemos permitir que este pensamiento se instale en la mete de nadie, porque es un horror político y teológico pensar que fue así. Nosotros tenemos un vínculo y una relación muy íntima y profunda con Israel, muy previo a la Shoá. El Estado de Israel no es por lo que sucedió en el Holocausto, sino a pesar de lo que pasó en el Holocausto"
 
Tras sus palabras, la sobreviviente Sara Gochberg De Silberstein contó su historia, como ella con sus hermanas pudieron escapar de los nazis, aunque el resto de su familia (incluyendo a sus padres) no pudieron salvarse del genocidio nazi, y su reencuentro con un tío que vivía en Argentina.
 
"Valió la pena sobrevivir, luchar y no perder las raíces judías y lograr la continuidad de 3 generaciones: hijos, nietos y bisnietos. Y poder enseñarles los valores contra toda la adversidad", reconoció.
 
Para terminar el acto se entonó el Himno a los Partisanos y se rezó por la humanidad y el desafío constante de luchar contra la deshumanización del humano.



Fuente: Vis a Vis